Ser escolapio hoy

Hoy en día, entre nuestros colaboradores, entre las personas que comparten la misión, y principalmente en medio de las fraternidades escolapias de Venezuela, surge una reflexión que desde hace muchos años era necesaria, y revela una necesidad en medio de nuestra Iglesia y en medio de las Escuelas Pías: la necesidad imperiosa de jóvenes que asuman con valentía su vocación, y respondan generosamente a la llamada que Dios y la Iglesia les hace de consagrarse como religiosos. Como muestra de ello, me parece emblemático que, por ejemplo, el Proyecto de Presencia de Carora centre su objetivo en este aspecto, y que los miembros de la fraternidad vean con más urgencia este aspecto que algunos de nosotros, ya religiosos con una historia en medio de las Escuelas Pías.

¿Por qué hoy las Escuelas Pías demandan, desde todas sus plataformas, la existencia de jóvenes que se entreguen con cuerpo y alma a la misión de Calasanz desde la Vida Religiosa? ¿Por qué la Orden llama a consagrar el año 2012 como el “Año Vocacional”? ¿Por qué la celebración de los 60 años de presencia escolapia estuvo enmarcada por el agradecimiento a los primeros sacerdotes religiosos misioneros, centrándose en la figura de los sacerdotes como garantía de la presencia escolapia en Venezuela?

Sin duda alguna, estos acontecimientos, junto a otros que cada uno de nosotros podrá observar en su localidad, revelan que hoy NADIE COMPRENDE LAS ESCUELAS PÍAS sin religiosos escolapios. Ni los laicos ni los religiosos comprendemos la escuela de Calasanz sin hombres (¿y algún día mujeres?) que consagren su vida a la misión y el carisma de Calasanz, como tampoco comprendemos las Escuelas Pías sin ese ámbito amplio de la Comunidad Cristiana Escolapia. Pasaron los años en que, por un enaltecimiento erróneo de la vocación laica, sentíamos que se ponía en juego la identidad de los religiosos. Mucho más atrás quedaron los años en los que comprendíamos la presencia escolapia por la presencia de una comunidad numerosa de religiosos, sin relación auténtica con quienes colaboraban con la misión de un centro educativo.

Sí… han pasado los años, y sin darnos cuenta, las Escuelas Pías han cambiado su rostro, ha transformado su esencia; el Espíritu la condujo a lugares que todos ni siquiera sospechábamos. Hoy, sin embargo, se revela por todos los ámbitos la necesidad de fortalecer el sujeto escolapio, dando una prioridad a la presencia de los religiosos en medio de ellas. El número significativamente bajo de jóvenes que ingresan a las casas de formación, la dificultad de vivir en un mundo como hoy la vocación religiosa, junto a la proyección negativa de la vida religiosa y sacerdotal en la sociedad despiertan la conciencia de laicos, laicas y religiosos para trabajar en favor del fortalecimiento de nuestras comunidades religiosas.

Hoy el Espíritu parece decirnos que sin religiosos tampoco habrá Escuelas Pías. Esta llamada del Espíritu, que hace a toda la comunidad cristiana escolapia, nos pone en camino de sembrar, animar y acompañar de manera prioritaria a todos nuestros jóvenes en formación y que inician un proceso de acompañamiento personal. Y aún me atrevo a decir más: ¿no fortaleceríamos la presencia escolapia en Venezuela con mujeres que también se arriesguen a vivir su vocación de entrega desde la Vida Religiosa? ¿podríamos soñar en el sujeto escolapio con la presencia de la Vida Religiosa femenina? ¿No nos falta, tal vez, una forma novedosa de vivir el Evangelio, en el seno de la comunidad cristiana escolapia, que responda a la inquietud de tantas jóvenes y mujeres adultas que quieren consagrarse “como los escolapios” en medio de nosotros, y no en otros grupos de Iglesia? ¿No responderá esto a los nuevos caminos y retos que Dios coloca a las Escuelas Pías de Venezuela?

Muchos sueños surgen, muchas ideas se complementan, el rompecabezas se arma y nos revela una figura insospechada para todos. Que el Espíritu guíe la presencia venezolana de las Escuelas Pías… ¡Así sea!

Anuncios

2 Responses to Ser escolapio hoy

  1. Jesús Barrera dice:

    El Señor Jesús en su invitación a seguirle desde cualquier estilo de vida, te apasiona, te mueve las inquietudes del corazón, te sientes que estas dispuestos a construir el reino de Dios, sientes como quien dice: que te quieres ir al mundo y por decirlo de algun modo te da esa locura de la cruz que escribe San Pablo, de buscar, de ir, de sufrir, de triunfar…
    Pero pienso muy en lo personal que hay dos cosas, que tal vez impiden que no seamos así: la valentia y la voluntad que puede tener el discipulo de Cristo que debe a ser frente ante las adversidades no solo del mundo que es como un segundo plano ya que la lucha más importante es contra nosotros mismos, es encontrar o lograr esa madures en nuestras decisiones, es poner en una balanza nuestro futuro y más aun me atreveria a reflexionar sobre la parabola del admisnistrador, de los talentos. Es saber que Dios te ha entregado un don muy apreciado como es la vida para darla a los otros para que seas y des luz, aliento de vida a través del Sacramento del Sacerdocio dado por Cristo. Y decir al final del camino: Señor, me distes una vida con dones y debilidades, me apoye en tu Gracia y aqui te entrego mi vida. Oye, sería bonito imaginarte ese bello momento con Jesus de Nazaret y tener esa conversa. Maestro me diste y aquí te entrego, SERVIDOR FIEL… Has agrado a Dios y no a los hombre ven a tomar posesión… Que bonito sería ese pasaje de la vida.
    El estilo Escolapio apasiona porque es diferente el estilo de vida, es educar, formar a hombres y mujeres del mañana. Es muy llamativo. Pero a la vez, la vida del religioso es como sobre cargada no es que sea flojo, no. Pero las actividades, los estudios, tienes actividades en el colegio, con la comunidad, con la uni, naguara… Tal vez, solo tal vez pudiera ser que el vocacional se sature de cosas, tal vez, solo pienso lo que he visto. Claro ese es el estilo de vida, y es necesario, es comprensible, es entendible, asi es.
    Pero sobre todo, la experiencia vocacional de cada uno es diferente, y el amor que puedes sentir por tu vida Sacerdotal y escolapia muchas veces no depende de la orden, depende de la apertura del corazón del jovén al cual Dios llama y a gusto responde cada día, de cada año de su vida, porque la vocacion se renueva cada día, uno se enamora cada día, y para siempre. Es vivir a plenitud cada momento de tu vida, es abrir el corazón a Cristo eucaristía, a Cristo en los niños, a Cristo en tus hermanos de comunidad, es saber discernir el mensaje de Dios en tu vida, y eso solo se logra siendo dócil al Espíritu, confiando en el Señor, y enamorandote de Cristo a través de la Orden.
    El otro punto sería la FAMILIA, Iglesia domestica. De ahi vienen los Sacerdotes. Necesitamos familias santas, que inculquen valores cristianos. Que apoyen a sus muchachos a lograr lo que ellos piensan y creen que puede ayudarlos a ser felices. Enseñemos Padres y/o futuros Padres a que los primeros modelos de vida sean los que valen la pena entregar la vida, Sacerdotes del Señor, Médicos, Misioneros, Enfermeras, que sean, disfruten y que logren la felicidad en cosas que a lo mejor nosotros no hemos logrado.
    Y por ultimo la Oración, rogemos para que Dios mande obreros a su mies, y despues oremos para que esos obreros sean tan fieles como el mismo Cristo lo ha sido.

  2. willicosta dice:

    Me gusta mucho tu comentario, y creo que reafirma lo expresado anteriormente. Sí, la vida del escolapio es una vida llena de responsabilidades, y muchas veces puedes sentir que van más allá de tus posibilidades humanas. Pero pienso que esa es la experiencia de toda persona que asume con valentía la vida, y es capaz de vivirla al máximo. Veo, por ejemplo, como hay padres de familia que trabajan, estudian, y todavía les queda tiempo para trabajar por los demás, por sus necesidades, construyendo Reino. Creo que, en definitiva, la vida no es para los que “tienen tiempo” de hacer otras cosas; es para aquellos que se saben “sin tiempo” para nada, pero saben que todo su tiempo, toda su vida, toda su existencia tienen sentido en la medida en que están al servicio de una causa….
    Un abrazo hermano, y ya sabes que tenemos una conversación pendiente por tierras guaras.. jejeje.. Un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Revés de la masculinidad

Una aproximación psicoanalítica a la construcción subjetiva de lo masculino

Caminando 2.0

... un espacio para seguir dando pasos...

Escuela de Educadores Escolapios

Provincia de Centroamérica y Caribe

A %d blogueros les gusta esto: