¡Atrévete a educar!

Ante la realidad que nos configura, ante los deseos de crear una sociedad donde emerjan la paz y la solidaridad como valores vividos y no sólo anunciados, ante el deseo de formar una juventud con ímpetu, que luche contra las miles formas de violencia que desgarran la vida de nuestros conciudadanos, no creo que tengo otra alternativa sino expresar una vez más mi convicción de que la escuela de José de Calasanz es aquella que logra insertar a los jóvenes en medio de la sociedad, y les permite descubrir el Evangelio como la fuente primigenia de la vida humana.

Cada día la tarea de educar puede parecernos más difícil. Porque la realidad se configura de tal manera que parece oponerse a nuestros deseos y a lo que orienta nuestras luchas, porque la pobreza de la familia deja a nuestros niños y jóvenes a la interperie, porque la garantía de los derechos fundamentales es el deseo insatisfecho para las mayorías, porque como docentes vemos también vulnerado nuestro derecho a la vida digna, porque la violencia determina nuestras formas de relación con los demás, porque Goliat, en algunos momentos, parece vencer a David en esa historia trágica en la cual el grande se come al pequeño, el fuerte al débil…

Sin embargo, parto de la convicción de la que la educación hoy no es más difícil. Simplemente, se desarrolla en nuevos contextos. El ámbito concreto de nuestra escuela se ha transformado, ha cambiado… y debemos responder de nuevas formas a las nuevas realidades. Hoy nuestros jóvenes van haciendo suyos sus derechos, pero nos alejamos día a día de las exigencias que supone una educación humanizante. Algunos de ellos van exigiendo que no se les exija, algunas de ellas exigen su derecho a ser excluidas de la dinámica en el aula; algunos se esfuerzan por no esforzarse y “pasar el año”, unos reconocen que eso no es vivir, pero es la mejor forma de existir. En definitiva, un mundo fascinante para cualquiera que reconozca que la tarea de educar es un reto aún mayor, que no depende de contenidos conceptuales… se juega en los contenidos actitudinales; y en definitiva, en la capacidad de reconocerse humano, sujeto de dignidad, capaz de conocer, de hacer, de convivir y de creer….

No sé por qué se me escapan estas líneas. Tal vez a nadie le interese; pero sólo plasmarlas me permite reconocer que la tarea de Calasanz aún no termina… apenas comienza.

Anuncios

3 Responses to ¡Atrévete a educar!

  1. Jesus Barrera dice:

    Educar es transformar el corazon del hombre “Marcelo Spínola”, es una frase del fundador del colegio de donde estudie el bachillerato. Una frase que recorde al momento de leer el escrito, y pensaba ¿que estamos haciendo y/o que esta pasando en nuestras escuelas, en nuestros colegios??? a que nos enfrentamos, en el sentido de las realidades, hay una realidad del jovén a lo mejor condicionada por lo que vive y ve en su casa, en su comunidad, en su barrio, y eso de algun modo a el muchacho le recrea un poco su realidad, su entorno. La otra realidad que es preocupante es la falta de EDUCADORES y también PROFESIONALES en la misma, el educador es una vocación como la del doctor que es instrumento de Dios para hacer y rehacer la vida, de algun modo u otro, o el abogado por vocación es instrumento de Dios para dirigir y/o discernir lo justo y lo injusto de las actitudes del otro. Asi, podemos decir del educador, una persona capaz de enseñar actitudes, valores humanos, y no solo contenidos preescritos en un libro.
    Veo con frecuencia y preocupación la calidad del educador, podría atreverme a decir una crisis vocacional del educar, se estan perdiendo las raices, el origen, el verdadero sentido de estar frente a jovenes y/o niños y hasta adultos me atreveria a decir, para mostrar lo importante que es la vida, lo necesario del estudio y para reafirmar o crear conciecia de los valores como el respeto humano, el amor humano, la consideración hacia el otro.
    Para aquellos que de algun u otra forma estan o estamos como dotado ese don precioso de Dios que ha puesto en nosotros como educadores, no se como expresarlo verdad¡ Pero es como esa luz, esa sonrisa, esa personalidad distinta, ese Ser CERCANO hacia el otro, con el otro. Tenemos una responsabilidad grande para cumplir con ese Don. Y todo ese alrededor nuestro me salta la idea a la de un niño cuando alguien le pregunta ¿y que quieres ser tu cuando seas grande? quiero ser como mi Papá, como mi Mamá. Lo que quiero decir es que somos una figura importante en el proceso de crecimiento del chamo desde la edad primera, y que tan poca importancia le damos, a veces. Quiero ser como el Profe, pero como ser modelo del mañana, si las palabras que salen a veces de nuestra boca, son vulgaridades, mentiras, deshonestidad, avaricia, interes personal, codicia, egoismo, arrogancia.
    Yo creo que la preguntar del educar sería, o sería cuestión de volvernos a preguntar, claro si alguna vez lo hisimos ¿que puedo yo ofrecerle al muchacho, que tengo al enfrente? ¿que puedo darle o que herramientas tengo que mostrarle, enseñarle para que el sepa vivir en valores cristianos ? ¿que puedo decirle al jovén que se ha ído de la casa porque su Papá le golpea cuando esta borracho? ¿que puedo hacer como educar, que puedo hacer? y otra cosa sería cómo me preparo yo para enfrentarme a esa realidad, porque en la universidad no enseñan eso…
    No busquemos SER una más, SEAMOS EDUCADORES….
    Feliz dia hermanazo Dios bendiga tu Ministerio.

  2. willicosta dice:

    Sin duda alguna, tenemos que valorar nuestra acción docente, de lo que podemos hacer y podemos transformar… Tendremos que seguir convenciéndonos a nosotros mismos de la gran tarea que llevamos en las manos… Muchas historias, muchas heridas golpean a nuestros niños y jóvenes… ¿estaremos preparados para el reto?

    Seguimos en la lucha hermano, un fuerte abrazo!

  3. Sin duda alguna, tenemos que valorar nuestra acción docente, de lo que podemos hacer y podemos transformar… Tendremos que seguir convenciéndonos a nosotros mismos de la gran tarea que llevamos en las manos… Muchas historias, muchas heridas golpean a nuestros niños y jóvenes… ¿estaremos preparados para el reto?

    Seguimos en la lucha hermano, un fuerte abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Revés de la masculinidad

Una aproximación psicoanalítica a la construcción subjetiva de lo masculino

Caminando 2.0

... un espacio para seguir dando pasos...

Escuela de Educadores Escolapios

Provincia de Centroamérica y Caribe

A %d blogueros les gusta esto: