José de Calasanz

En el día de hoy celebramos la memoria de José de Calasanz. Lo recordamos en medio de las noticias que nos hablan de la destitución de gobiernos totalitarios, guerras por la libertad, luchas por intereses económicos, censura de los medios, altos índices de criminalidad en nuestro país, y el ataque a nuestra embajada en Libia…

Recordamos a Calasanz en un mundo que aún sigue convulsionado, con grandes desigualdades y en medio de luchas por la igualdad, la paz y la fraternidad. Los ideales de la escuela de José de Calasanz siguen vivos, después de más de 40o años: educación para todos, la evangelización como medio de liberación auténtica del ser humano, la vivencia profunda de la fe por encima de las prácticas religiosas que encadenan el corazón del hombre.

Recordarle hoy es un compromiso de seguir luchando por el ideal por el cual dio su vida, y al cual hemos comprometido nuestra existencia como hombres y mujeres de fe. Es renovar nuestro sacerdocio, comprendiéndolo como un ministerio que puede ejercerse plenamente en una escuela evangelizadora. Es mostrar al mundo que el sacerdocio nunca debe relacionarse únicamente con acciones cultuales que pierden sentido sin una auténtica comunidad cristiana. Es reconocer la audacia de un hombre que, ya en el s. XVI, fue capaz de reconocer la grandeza de un ministerio que quería ser reducido a la expresión mínima de su riqueza.

Te recordamos, Calasanz, en medio de las noticias que nos hablan del hambre de muchos niños en Somalia, en medio del sonido de las balas que muy cerca de nosotros van acabando con aquellos en quienes reconociste la presencia del crucificado. Te recordamos en nuestras escuelas, donde la violencia es una práctica habitual a la cual se ven sometidos nuestros niños y adolescentes. Te recordamos esperanzados de que es posible el mundo que tú comenzaste a soñar. ¡Gracias, Calasanz, por mostrar un camino que hoy da sentido a tantas vidas humanas! ¡Gracias, porque nos has mostrado una nueva manera de ser cristianos y cristianas, de consagrarnos y de ejercer nuestro servicio sacerdotal!

¡Feliz día!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Revés de la masculinidad

Una aproximación psicoanalítica a la construcción subjetiva de lo masculino

Caminando 2.0

... un espacio para seguir dando pasos...

Escuela de Educadores Escolapios

Provincia de Centroamérica y Caribe

A %d blogueros les gusta esto: