Todos juzgamos

7 abril, 2014

Al igual que los fariseos, todos juzgamos.

Juzgamos a quien comente la falta, considerándonos dioses pulcros e inmaculados.

Juzgamos, sin darnos cuenta que somos reos de nuestro propio juicio.

Juzgamos sin libertad, arrastrando a nuestras cárceles de vida a quienes buscan afanosamente la felicidad sin encontrarla.

Juzgamos a quien piensa distinto, sueña distinto, siente diferente, comprende su humanidad desde otros modos de vida.

Juzgamos a quien roba, asesina, se prostituye, condena,… y también a quien piensa, sueña, genera cambios, fortalece lo bueno, trabaja por la justicia, toma el lado de los pobres, amenaza con su testimonio de libertad a quienes nos hayamos aún encerrados en nuestras mallas de soberbia y orgullo.

Juzgamos considerando a quien es juzgado una persona menos persona que nosotros.

Juzgamos, y al hacerlo, criminalizamos acciones que pueden llevar  a la vida.

Jesús también fue juzgado. La adúltera, aun con su pecado, recibió indiferencia. Jesús, aún con su inocencia, recibió ensañamiento.

No juzgues, y aún así serás juzgado por quienes se sienten dueños de la verdad. No juzgues, y aún así serás amenazado por dedos que señalan tu forma de actuar y de vivir. No juzgues, sabiendo que aún sin hacerlo seguirás siendo víctima de cientos de verdugos que se conducen ciegos por la vida.

Quien es verdaderamente dueño de la Verdad, la única, la que nace de Dios, nunca juzga. Sólo acepta incondicionalmente, ama a pesar de las diferencias, comprende que hay mil maneras de construir el Reino de Dios, es misericordioso.

Dios no es justo, de acuerdo a la justicia retributiva de nuestras sociedades enfermas. Dios es misericordioso; convirtiendo a quien actúa injustamente, haciendo renacer un corazón de carne donde sólo había escombros.

Quien juzga no es libre ni libera; sólo dilata las paredes de su propia cárcel para que entren otros.

Quien juzga es miserable; pierde la alegría de vivir, y trabaja porque otros la pierdan.

Quien juzga muere en vida; quien perdona, vive a pesar de las realidades de muerte en las que su existencia se encuentra inmersa.

No juzgues, y serás juzgado…


No llores

4 junio, 2013

No llores, mujer. Dios ha escuchado tu dolor y tu llanto. Con tu hijo, sientes que lo has perdido todo, que ya nada tiene sentido.

No llores. Muchas también hoy se lamentan por la pérdida de lo más valioso. Algunas lo han perdido por el misterioso mal que habita en nuestra carne débil. Otras, por el misterioso mal que habita en el corazón de otros, que genera muerte y violencia.

No llores, mujer. Dios ha escuchado tu súplica. La vida no ha perdido su sentido, a pesar de haber perdido lo más valioso. Has perdido personas amadas, pero no has perdido en Amor. Has perdido vida, pero no has perdido a quien es la fuente de toda vida. Has perdido el sendero, pero no has perdido la brújula. Has perdido mucho, pero no lo has perdido todo.

No llores. Tu hijo está en el lugar del cual salió. Porque tu hijo no salió primero de tu vientre, sino de la creación amorosa de Dios, quien quiso compartir contigo aquello que te hace imagen y semejanza de Él: la maternidad. Hoy, tu hijo está con el Padre, esperando con los brazos abiertos tu llegada; Jesús le ha devuelto la vida, y sólo espera entregártelo en vida plena el último día.

No llores, mujer. También María, madre de Dios, ha vivido en carne propia tu dolor. Ha gritado desde el dolor, porque la violencia y la muerte no saben de amor; separa lo que nunca ha debido dividirse. Pero ella, como tú, levanta sus ojos al cielo, guarda todo en su corazón, y espera la venida de quien nunca debió partir.

No llores. Tu vida sigue siendo vida. El llanto es sólo para quienes han perdido lo que la fe nos asegura. El llanto es sólo para quienes no han descubierto que sólo Dios basta.

No llores. “Un gran profeta ha surgido entre nosotros; Dios se ha ocupado de su pueblo”

(Reflexiones del Evangelio del domingo 09 de junio 2013, tomada del Evangelio de Lucas 7,11-17)


El imperio de la subjetividad

28 octubre, 2012

La experiencia cotidiana, debidamente reflexionada, nos lleva a reconocer como vivimos en el imperio de la subjetividad. Cuando en nuestro país se habla de posibles imperios geográficos y económicos, la vida me habla de otro imperio, más difícil de reconocer, porque subyace dentro de nosotros mismos y nos envuelve como una película transparente que nos promete protegernos de los demás, sin darnos cuenta que nos aisla y nos condiciona.

Muchos han escrito sobre la desaparición de los mitos y de los dogmas como configuradores de la vida de los seres humanos de esta generación. Frases como “fragmentación de la persona”, “ausencia de ideales”, “búsqueda de la autorrealización”, nos revelan una idea común: la persona como sujeto replegado sobre sí mismo, sin horizontes, que reconoce y absolutiza sus sensaciones, sus emociones, sus ideas y sus vivencias. Cada día soy testigo de cómo las relaciones humanas se configuran alrededor de las subjetividades, cuyo último fin no es la verdad, sino la ausencia del conflicto que puede desvanecer esa película salvadora que soy yo y mis sensaciones. “Siento, luego existo”; por lo tanto, la relación no se configura desde el valor sino desde las sensaciones que genera. Sensaciones pasajeras, como serán las relaciones que se establezcan desde ellas.

Es en este aspecto donde vislumbro una dificultad en la Vida Religiosa del futuro. En definitiva, o nos configuramos centrados en la Verdad absoluta que se revela en el rostro del Hijo, o nuestro compromiso será fluctuante, determinado por las dinámicas de relaciones humanas. El seguimiento de Jesús puede generarnos diversos momentos de dolor, angustia, alegría, esperanza, tristeza… pero no podemos rechazar el seguimiento a quien es el Camino, la Verdad y la Vida por las sensaciones placenteras o desagradables que puede generarme.

Debemos estar atentos ante una generación que, por un lado, vive cotidianamente con la violencia que anula al prójimo como sujeto; y por otro, escapa de las verdades últimas para complacerse en sus propias “verdades”, que interpretan y desfiguran la Verdad. Escapa de la relación que se configura desde el compromiso y la convicción, para guarecerse en pequeños refugios íntimos de relaciones deshumanizantes que le complacen, pero al mismo tiempo lo limitan, lo encierran sin poder alcanzar valores trascendentes.

La subjetividad es quien determina la veracidad del hecho, de la idea, de la sensación y el sentimiento. Obviamente, nos encontramos ante una generación que defiende lo que siente, pero no lo que cree, porque lo que cree dependerá de lo que siente. Hoy “creo”, pero mañana no sé, porque la razón dependerá de las sensaciones, que en sí mismas son fluctuantes y cambiantes. ¿Cuál será el desenlace? Un sujeto estancado en sus propios sentimientos, incapaz de transcender y de reconocer en las necesidades propias y de los demás la posibilidad de ir más allá de sí mismo para construir un mejor mundo.

En definitiva, nos encontramos ante el imperio de lo subjetivo; sin embargo, buscamos caminar hacia el mandato absoluto de la Verdad.


El árbol de lima: la vida en Cisjordania

28 agosto, 2012

“El árbol de Lima” (Lemon Tree) es una excelente producción del cineasta israelí Eran Riklis, que permite vislumbrar desde una perspectiva diferente el conflicto árabe israelí. Aunque el autor trata de alejar la historia de su contexto político, no deja de reflejar una historia donde “los árboles de Lima” serán quienes encuentren -y desencuentren- a una poderosa familia israelí y a una sencilla mujer palestina.


Formación Permanente

10 julio, 2011

Según Cencini, la Formación Permanente es “la disponibilidad constante a aprender que se expresa en una serie de actividades ordinarias, y luego también extraordinarias, de vigilancia y discernimiento, de ascesis y oración, de estudio y apostolado, de verificación personal y comunitaria, etc. que ayudan cotidianamente a madurar en la identidad creyente y en la fidelidad creativa a la propia vocación en las diversas circunstancias y fases de la vida. Hasta el último día” (Cencini, “La Formación Permanente”, 2002)


¡Atrévete a educar!

29 mayo, 2011

Ante la realidad que nos configura, ante los deseos de crear una sociedad donde emerjan la paz y la solidaridad como valores vividos y no sólo anunciados, ante el deseo de formar una juventud con ímpetu, que luche contra las miles formas de violencia que desgarran la vida de nuestros conciudadanos, no creo que tengo otra alternativa sino expresar una vez más mi convicción de que la escuela de José de Calasanz es aquella que logra insertar a los jóvenes en medio de la sociedad, y les permite descubrir el Evangelio como la fuente primigenia de la vida humana.

Cada día la tarea de educar puede parecernos más difícil. Porque la realidad se configura de tal manera que parece oponerse a nuestros deseos y a lo que orienta nuestras luchas, porque la pobreza de la familia deja a nuestros niños y jóvenes a la interperie, porque la garantía de los derechos fundamentales es el deseo insatisfecho para las mayorías, porque como docentes vemos también vulnerado nuestro derecho a la vida digna, porque la violencia determina nuestras formas de relación con los demás, porque Goliat, en algunos momentos, parece vencer a David en esa historia trágica en la cual el grande se come al pequeño, el fuerte al débil…

Sin embargo, parto de la convicción de la que la educación hoy no es más difícil. Simplemente, se desarrolla en nuevos contextos. El ámbito concreto de nuestra escuela se ha transformado, ha cambiado… y debemos responder de nuevas formas a las nuevas realidades. Hoy nuestros jóvenes van haciendo suyos sus derechos, pero nos alejamos día a día de las exigencias que supone una educación humanizante. Algunos de ellos van exigiendo que no se les exija, algunas de ellas exigen su derecho a ser excluidas de la dinámica en el aula; algunos se esfuerzan por no esforzarse y “pasar el año”, unos reconocen que eso no es vivir, pero es la mejor forma de existir. En definitiva, un mundo fascinante para cualquiera que reconozca que la tarea de educar es un reto aún mayor, que no depende de contenidos conceptuales… se juega en los contenidos actitudinales; y en definitiva, en la capacidad de reconocerse humano, sujeto de dignidad, capaz de conocer, de hacer, de convivir y de creer….

No sé por qué se me escapan estas líneas. Tal vez a nadie le interese; pero sólo plasmarlas me permite reconocer que la tarea de Calasanz aún no termina… apenas comienza.


Algunos exámenes en los que los alumnos sí saben qué hacer… buenísimo!

17 abril, 2011

Cuando me dedicaba a dictar clases vi cosas peores, y NO de adolescentes, sino de adultos.

 

 
¿Alguna vez has tenido un examen en el cual no sepas qué hacer? Pues les dejo una muestra de lo que podemos llegar a escribir por no estudiar:
examen2.jpg 

Deberían ser más específicos en los exámenes; de haber sido yo el maestro lo hubiera aprobado:
examen3.jpg

Bueno … Al menos lo intentó ¿no?
examen4.jpg

Examen de matematicas y tambien de Inglés :
examen5.jpg
 
 

Realmente es frustrante tanta operación matemática… no lo culpo por suicidarse… y qué mejor que colgándose de la raiz cuadrada que tanto lo atormentó…. 1 minuto de silencio : 
 
 

examen6.jpg
 
 

Este si que tiene imaginación… : 
 
 

examen7.jpg
 
 

¿No crees que tiene su lógica? 
 
 

examen8.jpg
 
 
 
 
 
 
 

Respuestas reales a exámenes en Universidad 
 

Estas son algunas respuestas de alumnos, a preguntas hechas en los examenes de distintas materias de la Universidad Católica de Mendoza – Argentina .   

Los comentarios en rojo son de los profesores que comenzaron a enviarse mutuamente las respuestas. 

RESPUESTAS DE EXAMENES

Mencione a Los cuatro Evangelistas: 
Los cuatro evangelistas eran 3: San Pedro Y San Pablo.

Leo y releo, y no entiendo cuál es el tercero -y último- de los 4… 

¿Cómo se da la formación de las cordilleras?:
Las montanas no se forman en uno o Dos dias, tardan mucho tiempo en formarse.
Si ¿Semanas, tal vez? 

¿Qué es la atmósfera?: 
La atmósfera es el sitio donde se encuentran los procesos atmosféricos como las nubes. En esta parte se producen los rayos sísmicos, que son aquellos que producen los terremotos y el temblamiento de tierra.

Sin palabras 

¿Cuáles son los movimientos del corazón?: 
De rotación alrededor de sí mismo y de traslación alrededor del cuerpo.

Debe estar estrangulándote la aorta, lo que te impide pensar, ¡pedazo de idiota!

Dé la definición de círculo: 
Es una linea pegada por los dos extremos formando un redondel.

Yo no podría definirlo mejor…¡¡animal !! 

¿Cuáles son las etapas más importantes en la evolución del hombre?:
Sobre el año 570 se cree en la primera aparición del Homo Sapiens. A partirdel 570 y hasta el 1200 el Homo Habilis. A partir del 1200 y hasta aproximadamente el 1700 el Homo Habilis  y después, hombres   normales.
No me puedo parar de reir…

¿Que significa el Anarquismo? 
Es una ideología racional y astringente
.
¿Será buena para la limpieza del cutis? 

¿Qué son los Acueductos?: 
Eran para transportar el agua de un extremo a otro en vez de ir cargando con los cubos.

Esta es la más racional de todas.

Literatura-
Medir el segundo verso escrito en la pizarra:

Unos 75 centimetros
¡¡¡Sin palabras!!!

¿Cómo respiran los anfibios?: 
La rana tiene una hendidura cloacal, por la cual lanza el tipico sonido ‘ cloac, cloac ‘ .

¡Insuperable!, casi mágico…

Mencione algunos Antibióticos: 
El alcohol, el algodon y agua oxigenada.

Si, y las curitas vendrían siendo by-pass removibles… ¡atolondrado!

Para su estudio, ¿en cuántas partes de divide la Naturaleza ?: 
‘ na ‘ ‘ tu ‘ ‘ ra ‘ y ‘ leza ‘  .

Tu,  Ma,  dre.  

¿Qué es la Fe ?:
Es lo que nos da Dios para poder entender a los curas.
¡¡¡Y para seguir dando clases!!!! 

¿Qué diferencia existe entre los Ovíparos y los Vivíparos?: 
‘ Ovi ‘ y ‘ Vivi ‘ .

Repro  y bado…   


Revés de la masculinidad

Una aproximación psicoanalítica a la construcción subjetiva de lo masculino

Caminando 2.0

... un espacio para seguir dando pasos...

Escuela de Educadores Escolapios

Provincia de Centroamérica y Caribe