Review de teatro: Vino La Reina

22 marzo, 2013

Review de teatro: Vino La Reina.

Anuncios

Soy

2 septiembre, 2012

Soy persona. Soy un hombre en la lucha inalcanzable por la vida reconociendo en ella la paradoja de la muerte. Soy en cuanto comprendo, pienso, siento, camino, hago, entristezco, me alegro…

Soy un conjunto de emociones e ideas que se desarrollan a lo largo de los segundos, los minutos, las horas, los días, los años de mi existencia.

Soy máscaras que buscan caer, y con equilibrio sostengo ante cada situación que la vida plantea. Soy vulnerable; soy latidos, movimiento, soy espacio y tiempo que se conjugan para revelarme que el drama que plantea dejar algún día de contemplar, observar, mirar, detallar, y encontrar sentido a lo propio y a lo ajeno.

Soy vida que camina indiscutiblemente hacia la muerte; soy espíritu que se reconoce como obra de Dios, quien es amor. Soy cuerpo animado, espíritu encarnado, voluntad pensada, memoria valiente, que recorre el pasado y se proyecta a futuro.

Soy hijo, hermano, amigo… Soy persona.

Tomo conciencia de mi ser; no dejo de estar, me encuentro como un misterio inabarcable….


Hombres al dente (Mine Vaganti): ¿apología a la cultura gay?

30 agosto, 2012

“Hombres al dente” es el título que tomó en Latinoamérica la película “Mine Vaganti” realizada en el año 2011 por el conocido director turco-italiano Ferzan Ozpetek. Para quienes conocen su trayectoria y algunas de sus anteriores creaciones, no es difícil suponer que la sexualidad será uno de los componentes fundamentales de esta obra.

La trama de esta creación se centra en una familia que alcanza una “buena posición” social y económica, gracias a los esfuerzos de anteriores generaciones, desgastadas, sin embargo, por un “corsé” de valores que les han llevado a vivir en silencio sus propios sentimientos. En el contexto familiar descrito el director, declarado en la vida real abiertamente como homosexual, plantea  el dilema de dos hermanos que han vivido las heridas de una familia arraigada en sus tradiciones, principios y valores, y ahora buscan la manera de desgarrarse de todo un lastre que, según sienten, les lleva a dejar de ser ellos mismos y a vivir abiertamente su orientación homofílica.

La lucha de ambos hermanos, hijos de una familia que los acoraza y juzga su orientación sexual es, tal como parece plantearlo Ozpetek, la tensión existente entre una generación que ha vivido desde estructuras tradicionales y otra que enfatiza, por encima de cualquier valor o convicción, sus propias sensaciones, sus propias relaciones y su manera de comprender la vida. La existencia de ambos personajes centrales está marcada por la ausencia de referencias exteriores que les permitan crear raíces en una sociedad que, según parece, aprende a acomodarse al “motu propio”, al “dejar hacer”, al lenguaje de la “tolerancia”…

“Hombres al dente” no es, en consecuencia, una apología a la nueva cultura que busca imponer la homosexualización de la sociedad como paradigma del ser humano y de sus relaciones, aunque ésta pudiese ser, tal vez, la intención de su autor. Aunque la homosexualidad es una característica de sus personajes, y aparece como telón de fondo, el drama coloca en tela de juicio la tensión entre una sociedad que sigue arraigada en la tradición como base fundamental de la sociedad y la que comprende la vida desde su propio fuero interno. No es, entonces, una lucha entre la homosexualización de la sociedad versus la homofobia manifiesta. Es la lucha entre tradición y ruptura; entre relaciones institucionalizadas y relaciones funcionales.

En definitiva, la película nos pone delante a una generación que goza de bienestar, que busca escapar de su pasado para poder vivir el presente, sin terminar de reconocer en su forma de vida la continuidad desde lo opuesto. Nos permite ver la tendencia hacia lo “light”, hacia la ausencia de compromisos estables, a la una libertad sin mayor referencias que las propias sensaciones y orientaciones del individuo.


“Mientras te olvido”: entre la ideología y la existencia

27 agosto, 2012

“Existe otra manifestación del exilio ubicada en la lejanía del afecto, en el desafuero emocional, en el extrañamiento de la persona amada. Ambos son muy duros y a menudo viajan juntos…                                    Alfonso Molina (agosto 2012)

            Pocas veces tenemos la impresión de encontrarnos con una obra artística que proyecte la intimidad de una familia cuya existencia ha estado determinada por los conflictos políticos y sociales. Sin embargo, “Mientras te olvido” (Andrés Correa, 2009) revela la relación profunda que existe entre el acontecer político y social, las convicciones y valores de cada ser humano, y la vivencia de los vínculos familiares. Revela una trama que permite acercarnos al núcleo de la vida misma, despoja la realidad de toda fantasía, nos sumerge en la intimidad de sus personajes para hacer emerger nuestra propia verdad como pueblo, como ciudadanos, como padres, madres, hermanos e hijos.

            Cada personaje de la trama revela una historia, un presente y un futuro. Celia (Carmen Álvarez) expresa la amplia vida recorrida en el exilio, con las profundas cicatrices que deja una historia marcada por el abandono y de desaprobación. En sus sentimientos, la resentida mujer se refugia en la vida de su hijo Oliver, quien representa la vida no vivida, el éxito no alcanzado, la encarnación del valor supremo de una sociedad consumista alejada de todo ideal trascendente.

“Montoya” (Alberto Alifa) revela al hombre de altos ideales, de profundas convicciones y valores humanos, que pone su esperanza vital en el sacrificio por la patria. Este hombre ensombrecido revela, por un lado, la valentía de quien se sacrifica por los grandes valores humanos, y en contradicción consigo mismo, la incapacidad de comprender la existencia como la aceptación constante de la vida en las circunstancias en las que nos corresponde ser, y como la habilidad de transformarlas. Aunque su existencia está vinculada al resentimiento y a las heridas de Celia, no deja de ser un personaje vivo y determinante de las opciones y experiencias vividas de su cónyuge. En definitiva, su lucha por la justicia y la libertad le llevarán a desconocer la vida y la existencia como su condición de posibilidad.

Ermenegilda (Francis Romero) es la mujer sencilla y soñadora, víctima de la soledad y del desarraigo de quien es puesta en una lancha para huir de las condiciones infrahumanas que vive una familia víctima de la ideologización de la sociedad. Ella sueña, en medio de plumeros y trapos de limpieza, con rencontrarse con sus raíces, con sus parientes, con su verdad y con la fuente de la vida misma; con dejar de ser lo que ahora es para poder ser lo que ha debido ser desde el principio. La mujer sencilla, alegre y nostálgica refleja el último eslabón de la trama que constituye en la vida real la tensión entre la ideología y la sobrevivencia.

En conclusión, “Mientras te olvido” es una obra dirigida a quienes desean acercarse a la realidad del exilio, del dolor de la separación, de la ideologización de la existencia.


La Isla de los esclavos…

9 abril, 2011

Producción de Baubo SCCL

A ver qué tal este montaje de grado…. “Señores y criados se despojan de sus prejuicios y rencores ante el inconmensurable peso de la realidad, al darse cuenta de que no son ni más ni menos distintos que sus vecinos. Uneartes. Sala de Conciertos. Jueves, viernes y sábados 7:00 p.m. Domingos 6:00 p.m.” (tomado de El Universal)…

Un clásico de Marivaux (1725) difícil de llevar a las tablas… Espero tener la oportunidad de ver esta presentación hecha por los graduandos de UNEARTES…


Revés de la masculinidad

Una aproximación psicoanalítica a la construcción subjetiva de lo masculino

Caminando 2.0

... un espacio para seguir dando pasos...

Escuela de Educadores Escolapios

Provincia de Centroamérica y Caribe