No llores

4 junio, 2013

No llores, mujer. Dios ha escuchado tu dolor y tu llanto. Con tu hijo, sientes que lo has perdido todo, que ya nada tiene sentido.

No llores. Muchas también hoy se lamentan por la pérdida de lo más valioso. Algunas lo han perdido por el misterioso mal que habita en nuestra carne débil. Otras, por el misterioso mal que habita en el corazón de otros, que genera muerte y violencia.

No llores, mujer. Dios ha escuchado tu súplica. La vida no ha perdido su sentido, a pesar de haber perdido lo más valioso. Has perdido personas amadas, pero no has perdido en Amor. Has perdido vida, pero no has perdido a quien es la fuente de toda vida. Has perdido el sendero, pero no has perdido la brújula. Has perdido mucho, pero no lo has perdido todo.

No llores. Tu hijo está en el lugar del cual salió. Porque tu hijo no salió primero de tu vientre, sino de la creación amorosa de Dios, quien quiso compartir contigo aquello que te hace imagen y semejanza de Él: la maternidad. Hoy, tu hijo está con el Padre, esperando con los brazos abiertos tu llegada; Jesús le ha devuelto la vida, y sólo espera entregártelo en vida plena el último día.

No llores, mujer. También María, madre de Dios, ha vivido en carne propia tu dolor. Ha gritado desde el dolor, porque la violencia y la muerte no saben de amor; separa lo que nunca ha debido dividirse. Pero ella, como tú, levanta sus ojos al cielo, guarda todo en su corazón, y espera la venida de quien nunca debió partir.

No llores. Tu vida sigue siendo vida. El llanto es sólo para quienes han perdido lo que la fe nos asegura. El llanto es sólo para quienes no han descubierto que sólo Dios basta.

No llores. “Un gran profeta ha surgido entre nosotros; Dios se ha ocupado de su pueblo”

(Reflexiones del Evangelio del domingo 09 de junio 2013, tomada del Evangelio de Lucas 7,11-17)


“La señora de Cárdenas” (RCTV, 1977)

28 septiembre, 2012

image

“La Señora de Cárdenas” fue una producción dramática realizada por RCTV en 1977, protagonizada por la gran actriz ya difunta Doris Wels y Miguelangel Landa. Sin duda, fue pionera en su género,y representó un salto cualitativo en la realización de telenovelas venezolanas.
Si bien la telenovela no es un género que pueda llegar a reconocer como artístico por su carácter alienante y comercial, no puedo dejar de reconocer que la producción descrita permitió descubrir una nueva faceta de la vida de la mujer y de la familia venezolana. En ella se revela la profunda transformación que vivía el rol social de las madres de familia, su manera de comprender la relación de pareja y las nuevas reglas que comienzan a cuestionar la falsa fidelidad a partir de la sumisión y la tolerancia de la violencia.
Con actores y actrices destacadas, esta novela puso en la pantalla el drama de muchos hombres y mujeres de la época, abriendo el género de la telenovela cultural, que permitía poner nombre a las vivencias de una generación que se encontraba en plena transformación de sus costumbres, valores y formas de vida.
¿Podrá algún dia la telenovela venezolana convertirse nuevamente en un motor de los cambios sociales necesarios?


Revés de la masculinidad

Una aproximación psicoanalítica a la construcción subjetiva de lo masculino

Caminando 2.0

... un espacio para seguir dando pasos...

Escuela de Educadores Escolapios

Provincia de Centroamérica y Caribe